Un discurso magistral de Fernando Martínez, historiador y ex alcalde socialista de Almería, en el acto de Homenaje a Los Coloraos. Aquí se puede descargar íntegramente el documento en formato PDF en Download attachments (justo debajo de este texto).

Un año contigo, Ramón. Así es como reza un video en las redes sociales. Visto lo que he oído en esta exposición, donde ya llevamos más de una hora de debate y se han dicho muchas cosas, si me tuvieran que pedir un titular hasta el momento diría que, cuando un partido político u otro se atribuye el mérito de la lluvia, a nadie le extrañe que los demás le hagan responsable de la sequía. Y eso es lo que he visto hasta ahora. 

Buenos días y gracias por su asistencia a este salón de plenos y, sobre todo, a los que nos están viendo por televisión.

Ya hemos escuchado mucho y les anuncio que no voy a ser tan duro en mi oposición leal y constructiva como el alcalde ha sido con la oposición. Pero sí me van a permitir que nos retrotraigamos a unas horas antes de empezar el  debate, cuando ni siquiera había comenzado, a ese momento en el que sonó el despertador a muchos almerienses para empezar a afrontar un viernes más. El acto era el mismo en muchos hogares, el despertador sonó y en todos sitios se apagó, pero es verdad que en cada sitio de esta ciudad, en cada rincón, se apagó de una manera diferente, entre otras cosas, porque la realidad de los almerienses es diferente y aquí se nos ha intentado vender otra realidad totalmente distinta.

Las estadísticas oficiales sobre desempleo, pobreza e igualdad de oportunidades así lo constatan y, en lo referente a cuestiones de mantenimiento, limpieza o infraestructuras, que también le preocupan mucho a la gente, salta a la vista la falta de igualdad en esta ciudad, objetivo que tendría que haber sido prioritario para el equipo de gobierno y que, lamentablemente, no está. A nosotros, a este grupo de nueve concejales, nadie nos va a dar el carnet de mejores o peores políticos, a nosotros el carnet nos dio la legitimidad de 20.000 electores sabiendo quién iba a ser su cabeza de lista y el resto de sus concejales. Otros no pueden decir lo mismo.

Esa misma realidad social se hace extensiva al hablar de desarrollo económico, con unas infraestructuras y falta de ejecución de proyectos que abocan a que Almería y sus sectores productivos tampoco puedan competir hoy en esta ciudad en condiciones de igualdad con otros municipios de España. 

Por eso, los socialistas hemos decidido hacer hoy el discurso en la igualdad, analizar qué está fallando y, por supuesto, cuál es el camino a seguir para que almerienses y barrios reparen esa brecha abierta que en estos momentos tienen.

Desde la bancada socialista, alternativa real al gobierno actual en el Ayuntamiento de Almería y por parte de este portavoz, entendemos el pleno de hoy como una oportunidad para proponer y no quedarse únicamente en la crítica por la crítica, especialmente en una coyuntura de desafección y de alejamiento de la ciudadanía como la que vivimos en la actualidad.

No seré yo el que diga que todo está mal, pero oyendo su discurso inicial, bien podría resumirse en que quien se excusa se acusa.

Toca hablar de ciudadanos, más que de lo que se hace en la ciudad, toca hablar de cómo se gobierna Almería, más que de la gestión pura y dura que se hace en la misma. Está claro que una ciudad así entendida es más compleja y difícil de gobernar pero, sin duda, también resulta infinitamente más rica y presenta mayores posibilidades para todos los que nos enfrentamos a ese reto desde el gobierno y desde la oposición.

Ha llegado el momento de recordar que quienes disfrutan o sufren de los aciertos y errores del gobierno municipal son personas con nombres y apellidos y una vida, es momento de volver a poner el foco en que las propuestas siempre deben de ir dirigidas a facilitarles la vida porque es la gente la que se lo merece, es la gente la que nos trae hoy aquí para mejorarles su día a día y su futuro. Eso esperan y esa será la línea de este debate por mi parte, como principal grupo de la oposición. Lealtad en todo momento a los ciudadanos, que son a quienes nos debemos.

Almería tiene muchos y grandes retos por abordar. Este equipo de gobierno, con el alcalde a la cabeza, ha sido el Gobierno de las 3D: Descontrol, Desgobierno y Desinterés. Pero, en medio de todo eso, y habiendo perdido mucho tiempo y oportunidades, es verdad que empiezan ahora a vislumbrarse algunas ideas y ciertas gestiones por las que nosotros también le reconocemos su esfuerzo, porque somos oposición leal, y lo que le va bien a la ciudad le va bien al Grupo Socialista.

Mucho les ha costado entender la necesidad de un Plan Estratégico que marque las líneas de desarrollo futuro de la ciudad, una idea que incluso fue utilizada por su parte como objeto de burla hacia este Grupo, que no se cansó de defenderla. 

Ahora, sin embargo, resulta que son los mayores defensores. Enhorabuena. Ahí van a estar con el apoyo leal de este Grupo Socialista, porque eso es bueno para la ciudadanía, para los sectores productivos y para la gente. Pero llegan, como siempre, tarde por culpa de una herencia representada por uno de sus padres políticos, que hoy no está aquí, que está en Madrid, y que se llama Luis Rogelio Rodríguez Comendador.

Reconocemos, por tanto, que hayan corregido esa postura y ahora la defiendan, y las gestiones iniciadas en este tema, pero también les advertimos de que el asunto tiene que ser consultado más con la oposición, con el Consejo Social de la Ciudad, ese del que usted ha hablado y a que nos reunamos para algo más que para hacernos una foto, a que nos reunamos como grupo de expertos porque ahí están los verdaderos expertos en el diagnóstico de esta ciudad, sus representantes, sus colectivos, porque ahí están todos los sectores productivos representados.

No quieran correr a entregar el futuro de Almería sin precauciones y supervisión a quienes han elaborado y están inmersos en el Plan Estratégico de Málaga, porque tampoco es eso. El futuro es mucho más que peatonalizar el Paseo, que también forma parte del futuro, y le apoyamos. Pero el futuro no tiene nada que ver con los pasos de peatones inteligentes, cuando hay muchos pasos de peatones en esta ciudad muy oscuros y con mucho peligro para los ciudadanos. 

El Plan Estratégico es urgente, sobre todo para fortalecer nuestra capitalidad –tan cuestionada desde el punto de vista económico o cultural por la actividad de otros municipios de la provincia-, para convertirla en referente europeo y del Mediterráneo, con una marca propia de Almería, como ciudad de servicios; de Almería, como ciudad del turismo sostenible; de Almería, como capital agrícola vinculada a la innovación

Son estos tres pilares, ademas de los dos que ustedes señala -la peatonalización del Paseo y el Puerto-Ciudad- los que deben convertirse en oportunidad para crear un empleo y una riqueza que sean la base de una sociedad más equilibrada social y económicamente. Y ahí vamos a estar con usted, con lealtad, apretando y pidiendo que aunque el PGOU no es el que nosotros querríamos, que tengamos seguridad jurídica para realizarlo. 

Pero tampoco podemos dejar de lado que, para el desarrollo de cualquiera de las acciones marcadas por el futuro Plan Estratégico, resulta de especial importancia que podamos salir del aislamiento en materia de infraestructuras y del agravio comparativo en otras actuaciones al que su Gobierno de Rajoy, el gobierno de su partido, desde Madrid, nos tiene sometidos. 

Es esta una clave para la igualdad de los almerienses y de sus empresas. Me congratulo por los pasos dados por usted en defensa de la Estación y de El Puche, llegando muy tarde por equivocaciones de sus antecesores que nos lo han prometido muchas veces, y no le voy a recriminar los esfuerzos que usted está haciendo y los que yo me he brindado a hacer, como portavoz de 20.000 almerienses, tocando esa y cualquier otra puerta de esa o de cualquier otra Administración. 

En otros, no se puede aludir a nada bueno: Un AVE que no llega, un paso a nivel como el de El Puche que, aunque se están haciendo gestiones, debería estar ya eliminado, o la regeneración de playas como las de El Toyo y La Cañada, que siguen en la lista de grandes temas pendientes y que vamos a esperar que acometan dentro de esa partida genérica.

Recibimos una bofetada en la reciente visita del ministro de Fomento a esta ciudad, en la que además podía haberse evitado la ofensa de no recibir a una Mesa Social en la que estamos todos lo que estamos en este Salón de Plenos, en defensa del ferrocarril. Nadie se pudo alegrar ahí de nada y a toda la sociedad le sentó mal, menos a usted señor alcalde. Sinceramente, habría sido deseable más autocrítica. 

Después de que se liciten los nuevos proyectos para el AVE no es más que la constatación de que en Almería el PP pone el contador a cero nuevamente. Ya se decía ayer en la Comisión de Fomento que, ya no para el 2023, sino para el 2024. Siete años vamos a perder, los proyectos se volverán a realizar en 8 ó 10 meses y yo le pregunto: ¿Y qué? ¿Qué garantía es esa, cuando llegaron a adjudicar un tramo y a ponerle enero como fecha de inicio de obras y aún no se ha hecho nada? ¿Ahora tenemos que felicitarnos por eso? ¿Se da cuenta de la falta de credibilidad que tiene el PP y de los motivos que tiene la sociedad almerienses para estar indignada? Ahí usted no ha sido todo lo sensible y con la posición de fuerza que espera la sociedad.

Y del paso a nivel de El Puche, ¿qué quiere que le diga? Además, al actual planteamiento, los socialistas le echamos en falta que no se aproveche para vincularlo con el soterramiento, y que esto no sea una despedida definitiva.

Además de esos temas, desde el PSOE creemos que como ciudad no debemos dejar pasar otras oportunidades, señor alcalde, que se podrían intentar con el Gobierno de España. Yo le lanzo aquí una: la cesión del edificio del CSIC en el Paseo, cuya venta ha quedado desierta en subasta, y que podría convertirse en enorme contenedor cultural para colectivos, artistas, creadores, además de centro de exposiciones o lugar para conferencias y presentaciones. 

Que las cosas estén así en temas de tanto calado evidencia el desinterés de un gobierno municipal –una de esas tres mencionadas- que ha estado en estado de interinidad –con la huida del anterior y las sucesivas remodelaciones- y que se ha caracterizado por un desgobierno y descontrol constantes. 

Porque eso se ha trasladado también a las propias competencias municipales y a la organización obsoleta de un Ayuntamiento que cuenta con un capital humano valiosísimo, que son sus trabajadores y trabajadoras, al que no se le facilitan los medios adecuados en una estructura organizativa moderna, que es la que le reclaman, ellos y todas las centrales sindicales en este momento.  

Se han dedicado a intentar buscar el rumbo mientras que la ciudad les pedía que se centraran. Se ve que en ese kit que le dio el alcalde anterior no iba la brújula.

¿Se puede desarrollar una política seria en materia de empleo, que ha estado vinculada a las áreas de Turismo y ahora con Bomberos y Policía? ¿O en turismo, si las competencias han pasado por tres áreas en dos años, incluida la de Función Pública, con lo tanto que tienen que ver ambas? ¿O en agricultura y pesca, que ha estado unida a Fomento, Servicios Urbanos y ahora está con Deportes?  Y yo no dudo de la capacidad del concejal, pero tiene que salir corriendo de algo que es una carrera a visitar invernaderos, que no tiene nada que ver con el planteamiento estratégico de ciudad. ¿O en Medio Ambiente, que ha ido de la mano de Hacienda, de Nicasio Marín, aquel concejal que se fue, lo recuerdan, o que ahora directamente no existe? Igual suerte que ha tenido desde el principio que se olvidarán de las políticas de igualdad, vinculando a la mujer con el rol familiar característico del PP. 

Eso sí, en la proyección de Almería a nivel nacional no les ha ganado nadie. Enhorabuena. En eso les tenemos que poner un notable alto, casi un sobresaliente, aunque para mal. Empezamos una noche siendo el tema estrella de ‘El Hormiguero’, en el que Dani Rovira nos promocionó como la ciudad del sacrificio de animales; unos meses después, cuando ya creíamos que eso estaba superado, alcanzamos todas las parrillas de todos los programas y televisiones nacionales, con el bochornoso espectáculo del regalo de un desengrasante durante la Carrera de la Mujer y ya, cuando pensábamos que eso era imposible de superar, allá va el concejal Juanjo Alonso a desvelar una operación policial durante un pleno.

Desde luego que sí, que promoción de Almería por parte de sus concejales ha habido, señor alcalde y no se le puede negar que tiene alumnos muy aventajados en eso de salir en los medios para adquirir tablas y dar a conocer a lo que se dedican. También ha habido mucha promoción de Ramón más que de Almería.

Para empezar a actuar de manera firme contra la desigualdad entre almerienses, se tiene que crear empleo para paliar el drama de los 20.230 almerienses que están en paro, 5.000 menores de 30 años y 19.000 mayores de esa edad. Y en este punto, el alcalde tiene que reconocer que no está haciendo todo lo suficiente, aunque le reconozco en su discurso su preocupación, pero creo que le está faltando poner en marcha esos planes de empleo que le venimos demandando desde todos los grupos políticos.

A eso, además, tiene que añadir la inclusión de cláusulas sociales en los contratos públicos, para, en vez de decir que hemos asfaltado 20.000 o 3.000 metros, empecemos diciendo que hemos generado 30 puestos de trabajo. Cambiemos el lenguaje, por favor.

Así evitaríamos también situaciones de bajas temerarias, como la de OHL, que está realizando las obras de la Plaza Vieja, o las del recinto de conciertos de la Feria, que se le ha adjudicado a la misma empresa que lo malejecutó

Otra fórmula para actuar en la igualdad entre barrios es la referida al mantenimiento de los mismos, la gran asignatura pendiente del PP. Pasamos de zonas con sobreactuación a otras con poca o ninguna atención municipal. Las flores de temporada desbordan algunas plazas, pero en otros sitios es que o no hay plazas o se les seca el césped o no se repone ni el arbolado ni las plantas y hay que avisarles para que rieguen.

Hay lugares en los que los vecinos, por aquí cerca, piden que baldeen y que se friegue menos porque ya hasta sale moho de humedad en algunas calles y otras que, como célebremente dijo una antigua concejala suya, están llenas de churretes. Almería vuelve a estar en algunos barrios llena de churretes. 

¿Qué echamos en falta? Más equiparación de servicios, menos diferencias entre barrios y que aun entendiendo que las zonas de atractivo turístico y comercial necesitan refuerzo, hay que equipar barrios. 

En ese sentido, la comisión de seguimiento de las concesiones administrativas que propusimos y que se puso en marcha está funcionando, pero hay que dar un paso más. Consideramos que hay margen en los servicios que no se prestan para sacar más rendimiento al dinero que se les da a las contratas. Señor alcalde, ¿está usted de acuerdo en que planteemos una prestación mínima básica para todos los barrios de los distintos servicios, lo que no excluye atención especial dónde corresponda por ser zona peatonal o de atracción turística? Sólo así superaremos lo que en muchos casos se hace y se denomina así por este equipo de gobierno ‘lavado de cara’.

Superemos el umbral de los planes integrales, salgamos de Oliveros y tengamos más planes integrales. Que es verdad que intervienen en todos los barrios, faltaría más, tienen que hacerlo, pero El Zapillo les espera, por ejemplo. Es verdad que los fondos EDUSI vienen ahora y nos alegramos muchísimo porque detrás de eso habrá gente que va a tener trabajo, comercios que van a ver sus zonas revitalizadas y ahí vamos a apoyar, pero con participación, que es lo que le hemos exigido todos. Mejoremos el mantenimiento y no hagamos que haya zonas con sobremantenimiento, como el Obispado, con el que ya se está pecando de exceso de mantenimiento.

Los barrios tienen que volver a convertirse en verdaderos espacios de convivencia, mejorando nuestra sensación de seguridad, que no lo ha citado usted. Tenemos un déficit de 124 agentes en este momento por población y nos vamos a ir a 173; y los barrios necesitan atención, como el otro día veíamos, lo necesita El Puche, Pescadería o El Alquián.

Somos conscientes de que gobernar no es fácil, claro que no. Pero es que, en su caso, tampoco aceptan la ayuda. Esa que les brindarían encantados muchos almerienses, si abrieran más la gestión a su participación.

Le pedimos, señor alcalde, que gobierne más con los ciudadanos que para ustedes mismos. Este Ayuntamiento debe de devolver, a los ciudadanos capacidad de decisión y fomentar, por fin, el papel del Consejo Social de la Ciudad, como órgano de respuesta a nuevos retos y de trabajos estratégicos, así como de otros consejos que se han reunido, a veces, sólo para una foto.

Almería es una ciudad con infinitas posibilidades y yo quiero explorarlas junto a usted, liderándolas usted porque le corresponde, pero tenemos que ser capaces de que esos consensos sean posibles y no solamente de boquilla. Tenemos posibilidades de abrazar una nueva economía.

Junto con la creación de empleo, desde el PSOE observamos con especial preocupación la injusta distribución de la renta entre almerienses, lo que se traduce en duras situaciones personales y familiares, además de en bolsas de pobreza inaceptables. El 37% de los habitantes subsisten con escasos recursos económicos y la capital es uno de los diez municipios del país con mayor población en riesgo de pobreza. 

Especial mención merecen las mujeres cuando se analiza el paro o la situación de vulnerabilidad social, a las que no se está dando respuesta en esos apartados –formación, discriminación positiva, asesoramiento ante la violencia machista-.

La solución no es mirar para otro lado, señor alcalde, ni para otra Administración que, claramente, puede ayudar pero no suplir la responsabilidad municipal para actuar en barrios que nos preocupan, y mucho, en los que aumenta la desigualdad a pasos agigantados y que no están más que a 200 metros de este salón de plenos, a un kilómetro de la Puerta Purchena o, lo más lejos, a 20 kilómetros de aquí. 

Es alarmante que no se esté actuando con todos los medios disponibles allí donde, más allá de asfaltar una calle, se requiere de intervenciones integrales. Y le dejo sobre la mesa una petición y una iniciativa: ¿Es capaz usted de liderar mesas de transformación de esos barrios con todas las Administraciones? Yo le voy a apoyar para que el Defensor del Pueblo no nos tenga que llamar dentro unos años porque no hemos resuelto problemas, y después será muy difícil hacerlo. 

Se trata de un modelo de trabajar diferente. Tenemos no solamente que preocuparnos sino de también de ocuparnos. Si yo fuera alcalde, no permitiría que esos barrios tuvieran como primer apellido desesperación y como segundo desigualdad. 

Si yo fuera alcalde, diseñaría el futuro de la ciudad a mil pasos de aquí con el puerto como referencia, pero al tiempo no permitiría que, también a esos mismos mil pasos, hubiera barrios que constatan claramente cómo se ha fracasado en el  presente y no queremos que se fracase en el futuro. 

Si yo fuera alcalde, a diferencia de usted, tendría todos los principios dispuestos a dialogar con la oposición porque creo en una política que no se resigna, que da la cara a la gente, y en la que, a diferencia de su modelo, no se tiene derecho a perder ni un minuto. Y para eso estamos aquí, para no perder ni un minuto.

Muchas gracias. 

 

Señores concejales del Ayuntamiento de Almería, excelentísimas autoridades, ex alcaldes Fernando Martínez, Juan Megino, Luis Rogelio Rodríguez Comendador, ciudadanos y ciudadanas de Almería.
 
Me dirijo hoy a ustedes, en un hecho sin precedentes en esta ciudad, desde el mismo escenario en el que hace tan solo 168 días tuvo lugar la constitución del Ayuntamiento de Almería y la toma de investidura del alcalde para volver a presentar mi candidatura por el Partido Socialista a la Alcaldía de la ciudad. 
 
No puede ser de otra manera por parte del principal partido en la oposición que, tanto aquel 13 de junio como este 28 de noviembre, representa la única alternativa de cambio seria y real al equipo de gobierno del PP y a la situación en la que se encuentra esta ciudad.
 
Sin duda, hay muchas razones que avalan y respaldan esta decisión como Grupo Político al presentar esta candidatura. Y a algunas me voy a referir.
 
Empezare por el convencimiento que tengo de que un Pleno de la Corporación tiene que ser un instrumento, quizás el más importante, para hablar de la ciudad, hablar de Almería, de sus necesidades, de sus potencialidades, que son muchas, pero sobre todo, para hablar de los que día a día la construyen.
 
Y eso es lo que precisamente hago con la presentación de la candidatura, situar a nuestra ciudad como protagonista, y convertir a los almerienses en el eje de nuestra prioridad y preocupación.
 
Una ciudad que queremos que sea sinónimo de igualdad, de oportunidades, de cohesión entre sus barrios, que mire al futuro contando con sus jóvenes, pero también con sus mayores, contando con su ciudadanía, en un gobierno más activo, que convierta, en algunos casos, la resignación en esperanza, la indignación en acción, los valores en hechos; en definitiva, un nuevo proyecto común de futuro para todos.
 
También, esta candidatura obedece y respeta el compromiso que tenemos con los más de 20.000 almerienses que, hace seis meses, depositaron su confianza en el PSOE para gobernar la ciudad, con el respeto que mantenemos al resto de votantes a otras opciones, pero también a esos cerca de 13.000 que votaron otras opciones de cambio en la Alcaldía.
 
Entendimos el mensaje que nos trasladaron y, por eso, más de 33.000 almerienses fueron mayoría el 24 de mayo pidiendo un cambio y un nuevo proyecto colectivo para esta ciudad.
 
Ademas, en este momento, hoy, el PSOE cuenta con un aval fundamental que le legitima en esta presentación de candidatura y que no es otro que el hecho de que este candidato que les habla es el mismo que fue votado y designado en lar urnas por los almerienses.
Este Grupo Municipal y yo mismo tenemos un compromiso firme y pleno con Almería, con trabajar para mejorar la ciudad y sus condiciones de vida, porque fue precisamente ése el compromiso que nos llevó a concurrir en unas listas ante los ciudadanos.
 
Y por eso, esa manera de entender el ejercicio de nuestra responsabilidad y compromiso con la ciudad, me avala para defender con esta candidatura que los almerienses deban de tener en este momento un alcalde votado por ellos, que encarne así el honor más alto que pueda existir en política, como es el de representar a tu ciudad y dedicarte, no a ser el alcalde de Almería, sino el alcalde de todos los almerienses.
 
También nos presentamos por coherencia, por seguir defendiendo el modelo de ciudad al que aspiramos y por el que le pedimos a sus vecinos su voto el 24 de mayo, un modelo diferente al actual, un modelo en el que destaque la igualdad de todos los almerienses, de sus barrios, con una gestión desde lo publico de mayor calidad, dando más apoyo a quienes lo necesitan, desde un gobierno transparente que, de una vez por todas, promueva una autentica participación real de su sociedad civil.
 
En nuestro caso, y por eso estoy hoy aquí defendiéndolo, entendimos que los almerienses nos siguen encargando un proyecto que una esta ciudad, que trabajemos juntos desde el dialogo, el consenso y el acuerdo, en una realidad social muy cambiante y con otras necesidades, en la que su máxima, como votantes, es que su presente y futuro lo construyamos con propuestas que sumen.
 
Y por último, concurrimos desde la responsabilidad de un partido de gobierno que actúa siempre desde esa responsabilidad del momento en el que hay que tomar decisiones, en el que no se puede seguir perdiendo el tiempo y dejar que pasen los días, como los últimos meses, sin dedicarse y ocuparse por completo a esta ciudad, a esas 25.000 personas y familias que están sin trabajo y que a cada momento nos las cruzamos, en su desesperación por encontrar una oportunidad en esta ciudad.
 
Es necesario dedicarse a las familias que necesitan una ayuda para salir adelante, a los vecinos que esperan ese arreglo en su barrio que le haga la vida más cómoda, a esa instalación que reclaman para ellos o para sus hijos, a esos sectores que nos demandan, como tiene que ser, apoyo y dedicación, a sus autónomos, a sus comercios y empresas, trabajadores, asociaciones y colectivos que nos reclaman medidas de apoyo para crear riqueza y crecer, o gestos y actuaciones que mejoren la vida de esos colectivos y ciudadanos que están detrás esperando una iniciativa municipal, aspectos todos ellos que ahora no están siendo atendidos con plena dedicación y liderazgo de ciudad.
 
A todo eso aspiramos con esta candidatura hoy, a dejar el foco de las cuestiones superficiales y de las formas en las que estamos sumergidos estos meses, y recuperar el tiempo perdido, empezando con medidas creadoras de empleo -con planes específicos que tenían que estar ya en los Presupuestos o, al menos, debatiéndose-, con acciones que favorezcan el crecimiento económico de esta ciudad y que impulsen sus fortalezas, con un Plan Estratégico de apoyo al pequeño y mediano comercio de esta ciudad, con un Plan de Ruptura de la Estacionalidad Turística, con determinar con las asociaciones vecinales y colectivos qué actuaciones deben de mejorar su vida y sus barrios en 2016 y en el resto de años dentro de un Plan Cuatrienal de Inversiones que generen empleo y bienestar en sus barrios, desde Pescadería a Torrecárdenas, desde Los Ángeles a El Puche, desde la Cruz de Caravaca a El Alquián o a La Cañada, desde Altamira a El Zapillo y hasta Cabo de gata, y así hasta contemplar medidas para todos sus barrios.
 
Es el momento de situar a las personas, a los almerienses en el centro de la actividad municipal.Y eso es lo que el PSOE pone sobre la mesa, con iniciativas concretas, como el apoyo y el aumento de las ayudas de emergencia social o las actuaciones que están esperando los agricultores y los taxistas, como ejemplos de colectivos y ciudadanos que también construyen cada día nuestro bienestar.
 
Es hora de ofrecer mas calidad a los almerienses por los servicios que pagan, mejorando su limpieza, su mantenimiento, su transporte o sus zonas verdes, sin dejar de empezar a hacer un control mas exhaustivo de sus concesiones administrativas, con participación de sus vecinos.
 
Es hora de apoyar más y de mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados municipales y servidores públicos, auténticos profesionales a los que necesitamos más que nunca en su tarea de prestar atención, apoyo y soluciones a los problemas que a diario le plantean los almerienses, a sus oficinas en los barrios, o a la Policía Local, Bomberos y trabajadores de las diversas concesiones, sin olvidar que todo esto  debe recogerse ya en un auténtico Portal de Transparencia que recoja al detalle cómo y en qué se gastan los impuestos y tasas de los almerienses, además de fomentar la consulta y la participación en la vida municipal.
 
Tenemos clara la hoja de ruta que el Ayuntamiento debería seguir, tenemos el diagnóstico hecho, día a día, calle a calle, colectivo a colectivo, y todo eso necesita un gobierno fuerte que lo lidere, con consenso, con acuerdo, con visión de futuro y ahí es donde reclamamos un Plan Estratégico, con el que dibujemos la ciudad del 2025, la ciudad de las oportunidades, de la igualdad entre hombres y mujeres, del empleo, la ciudad de los servicios y del turismo, la ciudad de la innovación y la agricultura, la Almería del cine y del patrimonio, la ciudad de la movilidad y la cohesión, la ciudad de la Universidad y del proyecto Puerto Ciudad o la ciudad con un ferrocarril moderno, rápido y competitivo.
 
En este plan estratégico, que tiene que hacerse desde el acuerdo y la implicación del resto de administraciones, juega un papel decisivo y al que no vamos a renunciar, la llegada de infraestructuras como el Corredor Europeo del Mediterráneo con el AVE o la conexión al puerto o el soterramiento desde el paso a nivel de El Puche. Anhelos y esperanzas de los ciudadanos que se han visto paradas y aparcadas sin reivindicación alguna.
 
Para finalizar, quisiera trasladar que desde la candidatura que tengo el privilegio de representar creemos firmemente, como ya manifestamos en junio, que nos encontramos ante un nuevo tiempo político en el que debe de adoptarse un nuevo lenguaje, una nueva actitud y una nueva forma de actuar tanto por parte del equipo de gobierno como del resto de grupos políticos para, de esa manera, alcanzar acuerdos a favor de Almería y la ciudadanía desde el diálogo y el consenso. 
 
A eso me ofrecería, a gobernar desde el acuerdo con todos los grupos políticos, si decidieran prestarme su apoyo para convertirme en alcalde de Almería.
 
Aunque en este caso, como todos ya sabemos de antemano que la suma de votos por parte de los concejales aquí presentes no va a hacerlo posible, me van a permitir que esa disposición la haga, honestamente también, desde el lugar en la oposición que ocupamos. 
Y que junto a ese talante, ponga también a disposición del que se convierta en el próximo alcalde de la ciudad el resto de principios que representa con orgullo el PSOE y por los que hoy he intervenido. Le brindo,  así, nuestro compromiso, nuestra responsabilidad y nuestra coherencia para el trabajo conjunto necesario de cara a conseguir un futuro mejor para Almería y para los almerienses. 
 
Muchas gracias.
 
 

Contacto Grupo Municipal Socialista

 Grupo Municipal Socialista
Plaza Bendicho
04001 Almería
Tel: 950 262 646 

Contacto Agrupación Municipal PSOE de Almería

 

Agrupación Municipal de Almería
Avda. Pablo Iglesias, 126
04003 Almería

 

JoomShaper